1. Fertilidad

En la actualidad entre el 13-17% de las parejas en edad reproductiva sufre trastornos de la fertilidad e incapacidad para la misma, lo que ha llevado a la OMS a reconocer la infertilidad como una enfermedad social, de la que cada vez se conoce más.

Se conoce que los factores ambientales a los que estamos expuestos desde la concepción en el vientre de nuestra madre pueden determinar nuestra capacidad reproductiva en la vida adulta. Hay que hacerle una especial mención dentro de estos factores al estilo de vida y sobre todo a la dieta, que pueden afectar a la salud reproductiva de la pareja. De ahí la importancia de llevar una adecuada alimentación en la vida adulta aunque tengas la idea o no de quedarte embarazada pronto, ya que estados nutricionales alterados como malnutrición, ya sea por exceso (obesidad) o por defecto (delgadez extrema) aumentan el riesgo y producen infertilidad.

En la actualidad se conoce que también puede provocar infertilidad la patología tiroidea, diabetes mellitus, hipercolesterolemia, etc. Patologías que mejorarían con un adecuado control nutricional.

Un 30% de los problemas de infertilidad son de origen masculino, de ahí que cuando hablemos de nutrición óptima no sólo nos referimos a la de la mujer, y si a la de la pareja.

Un estado nutricional adecuado y óptimo, junto con una modificación de hábitos y planificación dietética, mejora las expectativas de un tratamiento de reproducción(1).

(1) Sińska B, Kucharska A, Dmoch-Gajzlerska E. (2014) The diet in improving fertility in women. Pol Merkur Lekarski. 2014 Jun;36(216):400-2.

2. Embarazo

Durante el embarazo la alimentación y el estado nutricional es importantísimo por:

  • El estado nutricional:
    1. Va a condicionar el ambiente de nutrientes disponibles para la formación del embrión y posteriormente del feto, ya que cuando nos enteramos de que estamos embarazadas ya estamos según FUR (fecha de última regla) en nuestra sexta u octava semana, en la mayoría de los casos. De aquí la importancia de tomar ácido fólico e Yodo desde que se toma la decisión de querer tener un hijo (El Yodo en función de patologías a veces se retrasa su introducción).
    2. El estado nutricional también va a condicionar nuestra predisposición a patologías durante el embarazo, como hiperlipidemias, etc.
  • La alimentación en estos 9 meses es vital dado que:
    1. Existen durante la gestación lo que se conocen como "ventanas críticas" que son periodos críticos o sensibles del desarrollo embrionario y fetal, sobre las cuales la dieta puede produce el fenómeno de programación metabólica o imprinting metabólico. Esto se produce dada la plasticidad celular del desarrollo y consiste en estímulos (en este caso mediados por los nutrientes ingeridos) que se producen durante estas ventanas críticas y que van a tener un efecto a largo plazo en la salud y en el organismo del futuro hijo. Pudiendo afectar en la programación cerebral, funcional, produciendo una predisposición a enfermedades y alteraciones metabólicas en infancia y edad adulta como problemas de reproducción.
    2. Durante el embarazo la alimentación puede condicionar enfermedades como diabetes gestacional, sobrepeso, obesidad, que aumentan el riesgo para la madre (pre-eclapmpsia) y para el feto.

3. Lactancia y Puerperio

Durante la lactancia y puerperio la mujer se encuentra con un cuerpo que no es el que siempre ha tenido, con un aumento de peso (en la mayoría de los casos) y un desgaste nutricional, además de un aumento del cansancio dada la nueva situación.

Con una adecuada pauta alimentaria conseguiremos:

  • Que consigas tu peso ideal sin comprometer tu lactancia materna, que es tan importante tanto para ti como para tu hij@.
  • Aportar los nutrientes necesarios para tus nuevas necesidades fisiológicas y para poder hacer frente al mayor requerimiento de micronutrientes esenciales tanto para ti como para tu hij@.
  • Que con una adecuada alimentación consigas mantenerte más activa.
  • Que consigas mantener unos adecuados hábitos alimentarios que serán la base de la alimentación en el futuro de tu hijo, ya que tenemos que predicar con el ejemplo.

Consigue recuperarte de una manera sana y natural sin comprometer tu salud ni la de lo que más quieres, tu hij@.

4. Menopausia

En la menopausia se produce una disminución hormonal en la mujer, concretamente de estrógenos y progesterona, cuyas consecuencias más inmediatas o visibles son los temidos sofocos, sudoración, palpitaciones, vértigos, cefaleas, complicaciones genitourinarias, alteraciones del sueño y del estado de ánimo etc. Pero además este nuevo estado fisiológico compromete por la falta hormonal a otros sistemas del organismo, predisponiendo a enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, demencia, e incluso enfermedad de Alzheimer y cáncer.

Por lo que una dieta óptima para etapa fisiológica con tanta duración en la vida de la mujer (suele ocupar un tercio de la vida) te va a ayudar en:

  • La prevención de las patologías anteriores,
  • Prevención de sobrepeso y obesidad,
  • Control nutricional del aumento de triglicéridos, colesterol elevado, diabetes mellitus, etc,
  • Mejorar tu calidad de vida, y alcanzar un deseado estado de bienestar.

No dudes en consultarme te ayudare a mejorar tu percepción de salud y a que está realmente mejore.