Duelo…. Mi vida toda, entera, ha estado marcada por duelos… no soy la única evidentemente, pero ojalá todos fuéramos tan conscientes como lo soy yo ahora, un poquito más que ayer y un poquito menos que mañana…

MI DUELO TIENE NOMBRE www.hernandeznutricion.es Tf. 646592495

MI DUELO TIENE NOMBRE
www.hernandeznutricion.es Tf. 646592495

Cuando fui pequeña me quitaron de los brazos de mi madre para llevarme al NIDO, esa habitación donde nos tenían separados de ellas durante un periodo de tiempo para observar que estuviéramos bien… Ese fue mi primer duelo, 24 horas separada de ella cuando había estado más de 9 meses en su vientre… ahí empezó mi trabajo con el duelo y con la soledad…

Podría contar mi historia y seguro que algún momento podré dar más de ella, mis duelos de la infancia, mis duelos de la adolescencia, momento en el que además tocó despedir del clan familiar a personas muy queridas, mis duelos con los chicos, mis duelos en la edad adulta relacionados con trabajos, personas etc.…. Todos, todos estos duelos, fueron duelos de lo que yo esperaba, de lo que yo deseaba q pasara, de lo que me había imaginado o con lo que había fantaseado, de lo que necesitaba, de lo que creía que era lo adecuado o normal, de las personas o de las situaciones, de lo que creía que merecía…. Esperado, proyectado, deseado… todo el trabajo en mis duelos pasaba por sus fases: negación, irá, negociación, depresión y aceptación, unas más rápidas, otras más lentas y muchos  duelos abiertos como procesos latentes a los que hoy aún intento poner luz, aceptandolos, cogiendo el regalo, queriéndolos y amándolos  y sobre todo agradeciéndoles aunque no fueran lo que yo mentalmente quería.

Muchos duelos pasaron y pasarán, desde ahora con mayor consciencia… pero mi mayor duelo fue MI HIJO.

 

Mi hijo Marco nació y murió el día 25 de enero de 2013. Fue un parto lento, trabajoso, con una doble episiotomía y al final instrumental y medicalizado, pero mi hijo nació y vino a traernos su mensaje.

 

Aún puedo recordar la sensación volátil en el aire de cuando se suspende todo y en ese momento solo estamos él y yo, mirándonos, reconociéndonos, con esos ojos negros, profundos, llenos de gratitud y amor. Mi hijo Marco murió a las 3 horas de nacer y ahí empezó mi verdadero duelo, el de todo lo proyectado, todo lo esperado, el de no tenerle con nosotros, el de decidir vivir o no. Y ahí también empezó mi verdadero trabajo de vida y EL reencontrarme conmigo misma.

 

El duelo de un hijo es muchas veces innombrable, pero yo hijo te doy las gracias por todo lo que me has traído al irte, por toda tu sabiduría, por todo tu amor, por todo lo aprendido, porque soy tu madre y eso no lo podrá cambiar el que no estés.

 

Hijo a partir de tu duelo decidí construir, y gracias a ti y a tu hermano soy hoy quien soy.

 

Me gustaría agradecer a todas las personas involucradas en hacer diariamente visible las pérdidas de nuestros hijos, gracias porque ellos son una parte de nosotros y siempre lo serán.

 

#habloporqueimporta

#rompeelsilencio

Teresa Hernández

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *