Cuando ofertamos en la consulta de nutrición y dietética la posibilidad de asesorar y educar nutricionalmente, la pregunta sobre lo que se trata en dicha consulta es muy frecuente.
Desde el punto de vista del público en general podrían se entiende como que en este tipo de consulta lo que se da es un tipo de educación acerca de la nutrición adecuada que debemos llevar, dando una serie de pautas y nada más, pero va mucho más lejos.

La educación nutricional es una herramienta muy útil y necesaria en la actualidad dados los cambios sociales en los que nos vemos en estos días, ayudando a cada individuo a la consecución de objetivos individuales y sobre todo a un adecuado estado de salud y nutricional.
Podemos aplicarla a todos los colectivos y en diferentes ubicaciones tales como en consulta privada, hospitales, hospitales de día, residencias de estudiantes, de ancianos, etc. Por lo tanto podemos hacer educación nutricional en todos los grupos poblacionales, y a todos los profesionales en y de diferentes campos.
Lo podríamos definir como el procedimiento por el cual se identifican y reestructuran las creencias y las actitudes acerca de los alimentos y la alimentación en general que tiene una persona, considerando las influencias ambientales, sociales, culturales y religiosas, y las nociones sobre alimentación que conducen al establecimiento de hábitos alimentarios científicamente fundamentados y validados, prácticos y acordes a las necesidades individuales.
Todo esto es que la educación nutricional es una herramienta para detectar e interferir y poder cambiar inadecuados hábitos relacionados con la alimentación, de manera que esta influencia y cambio sea positivo para el individuo, favoreciendo el adecuado funcionamiento del organismo y siempre teniendo en cuenta las necesidades fisiológicas individuales de cada etapa individual en concreto y otros aspectos subjetivos sobre la alimentación como la religión.
La educación nutricional debe de llevarse a cabo por un dietista-nutricionista, dado que se requiere de conocimientos sobre la materia y sobre el individuo o grupo poblacional sobre el que se pretende modificar la conducta alimentaria.
Los objetivos de la educación nutricional son: (5):
–          Mejorar la actitud y comportamiento en relación con la comida,
–          Alcanzar un número adecuado de comidas al día,
–          Mejorar la ingesta energética y de micro y macronutrientes,
–          Lograr una mejoría en el estado nutricional,
–          Alcanzar una mejora en el patrón alimentario cumpliendo con la ingesta recomendada de los grupos básicos de alimentos,
–          Disminuir la práctica de medidas compensatorias: vómitos, atracones, consumo de fármacos, etc.
–          Aclarar mitos y errores derivados de fuentes inadecuadas de información que condición y limitan la alimentación.
Conclusión: La educación nutricional es una herramienta que utilizo en todas las consultas de dietética y nutrición que realizo, ya sean estas con la consecución de objetivos con fines estéticos o de salud, ya que poseemos la herramienta más útil para concienciar a la sociedad en que vivimos, de una alimentación saludable que nos aparte o mejore los índices de trastornos de comportamiento alimentario que sufrimos en nuestro país, sobre todo obesidad y sobrepeso, y que nos ayude a mantener un adecuado estado nutricional y de salud a corto y largo plazo. Por tanto, considero necesaria dicha consulta o herramienta utilizada a nivel individual o grupal.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *