NUTRICIÓN Y FERTILIDAD

FOTO DE ESPARTA PALMA

LA NUTRICIÓN EN LA FERTILIDAD IMPORTA.

La fertilidad es la capacidad de un ser vivo de tener descendencia. Según la ESHRE es la capacidad para conseguir un embarazo tras un año de exposición regular al coito. En España la tasa de fertilidad por mujer en el año 2012 fue de 1,32 hijos. Según la SEF las parejas sin problemas de fertilidad y relaciones sexuales regulares y no protegidas, tienen entre un 20-30% de posibilidades de lograr un embarazo.

La infertilidad según la OMS es una enfermedad del sistema reproductivo que impide conseguir un embarazo tras un año o más de relaciones sin protección, y que afecta al 17% de las parejas en edad reproductiva en España.

En la actualidad sabemos que la nutrición influye en la fertilidad, de una manera indirecta y directa. Indirectamente por que el estado nutricional previo condiciona el estado óptimo de fertilidad y de manera directa por que si no existe una alimentación adecuada, óptima y suficiente para que se produzca el proceso reproductivo este se puede ver mermado.

Cuando nos queremos quedar embarazados es muy importante contar con un adecuado y óptimo estado nutricional previo ya que es un periodo crucial anabólico y crítico de desarrollo del feto. Nos solemos enterar sobre la 6-8 semana de que la concepción ha sido posible y solemos iniciar ahí las pautas alimentarias más adecuadas o que desde nuestros servicios sanitarios nos recomienden, sin embrago estas 6-8 semanas anteriores el embrión se ha estado desarrollando y ha necesitado de todos los micronutrientes y macronutrientes para un desarrollo y crecimiento favorables, ahí radica la importancia de tener un adecuado estado nutricional previo, ya que necesitamos una serie de reservas y de micronutrientes que no almacenamos y que son importantes para la viabilidad de la concepción.

El peso previo de la madre es también importante, ya que está científicamente evidenciado que tanto una obesidad como una delgadez extrema disminuyen las posibilidades de concepción, y además predisponen a patologías en el embarazo, riesgos en el parto y patologías futuras en madre e hijo.

Existen ya estudios que afirman que la combinación de tratamiento nutricional como coadyuvante a tratamientos de reproducción asistida, aumenta la eficacia de estos últimos. Y estudios que nos informan de la importancia de la nutrición en lo que se conoce como “ventanas críticas”, que son momentos o etapas de la maduración, crecimiento y desarrollo del feto (es decir, durante el embarazo) en que un determinado estímulo podría generar cambios a largo plazo y permanentes en el genoma, estructuras y funciones del organismo pudiendo comprometer su salud a corto, medio y largo plazo. A esto lo conocemos como “programación metabólica”. En la actualidad, se está evidenciando que también se ve influenciada la capacidad reproductiva del futuro hijo con la alimentación durante la etapa pre y postnatal del mismo y por tanto, la fertilidad de las futuras generaciones.

Dentro de estos estímulos uno de los más importantes es la alimentación, y puede repercutir en la vida adulta favoreciendo el desarrollo de patologías como la diabetes, obesidad, cáncer, enfermedades cardiovasculares, etc.

Es así como podría repercutir la malnutrición de la madre en el futuro hijo a largo plazo y a corto plazo puede determinar el éxito de la reproducción.

Por todo esto, os animo a venir a consulta en cuanto decidáis tener un hijo o iniciar un proceso de reproducción asistida. ¡Os espero!

MÁS INFORMACIÓN SOBRE NUTRICIÓN Y FERTILIDAD AQUÍ.

BIBLIOGRAFÍA UTILIZADA AQUÍ

 

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *