Después del embarazo, cada vez es más frecuente el deseo de las madres de recuperar su anterior figura, de ahí la aparición de útiles de diferentes tipos para conseguirlo, que junto con el saber popular de “en un año recuperarás sóla tu figura” o “cuando el niñ@ empiece a andar ya perderás el peso, corriendo tras de él”, y las dudas sobre el tipo de dieta a seguir, hacen que un año después o incluso más, las madres no se puedan poner sus ropas habituales, algo para muchas de ellas frustrantes.

Resaltar que una dieta adecuada en esta etapa de la mujer es muy importante, pero de ello trataremos en otro artículo.
Ventajas del ejercicio en la lactancia:
          Recuperar el peso inicial anterior al embarazo,
          Mantener la fuerza de la musculatura,
          Evitar la flacidez,
          Conservar la masa ósea,
          Mejorar la circulación.
          Mejorar calidad de vida,
          Disminución de estrés y mejora la autoestima.
Es importante antes de iniciar el ejercicio físico en la mujer lactante que estas tomen conciencia sobre estos beneficios anteriores y cómo va a repercutir en su calidad de vida y en la de sus hijos, además de estar asesoradas por profesionales con conocimientos al respecto.

Además hay que tener en cuenta que hasta que no pasa un mes desde el momento del parto y no en todos los casos esto es así, es decir, siempre habrá que valorar cada caso, pero comomínimo hasta que no pasa un mes desde el parto no se recomiendo hacer ningún tipo de ejercicio.
Al pasar este mes iniciaríamos con ejercicios de contracción muscular por grupos musculares.
A partir de los 3 meses del parto ya iniciaríamos a recomendar ejercicios aeróbicos
desde una intensidad baja a moderada, en los cuales participen grandes masas musculares como piernas, glúteos, parte baja de la espalda…, durante unos 30-40 minutos, algunos ejercicios de este tipo son la natación o andar a paso ligero.
EFECTOS SOBRE LA LECHE MATERNA
          El ejercicio aeróbico moderado no causa efectos negativos sobre la leche, el único alimento del niño durante los primeros meses.
          El ejercicio aeróbico intenso si que causa efectos negativos ya que tras una actividad física intensa, los niveles de ácido láctico en la leche materna aumentan, ya que son producidos por las masas musculares y así pasan a sangre, y después a la leche materna, donde nos los podemos encontrar durante 90 minutos después, confiriéndole un sabor amargo a la leche, que hace que el lactante la rechace.
De aquí la recomendación de que las madres que realicen este tipo de ejercicio amamanten a sus bebés antes del ejercicio o al menos una hora y media después de que éste haya finalizado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *