Fuente www.infobae.com

Fuente www.infobae.com

La idea de que el exceso de peso corporal está producido por una ausencia de ejercicio físico y una dieta inadecuada, ha hecho investigar mucho en este campo.

 
Arrizabalaga et al. (2004) jerarquizaron en función de la evidencia científica las estrategias de control y pérdida de peso, siendo la de mayor evidencia científica (evidencia A) la combinación de dieta hipocalórica + ejercicio físico + cambios conductuales.

Sin embargo no parece que la combinación de ejercicio más dieta hipocalórica tenga siempre un efecto de disminución de grasa corporal y peso, ya que hay muchos casos en los que llegados un momento del tratamiento existe un estancamiento, aunque exista un balance negativo, es decir, aunque se gaste en ejercicio físico y la dieta sea hipocalórica.
Ahí entramos a estudiar o mejor dicho a investigar que tipo de ejercicio es mejor y cual su duración, de aquí la importancia de una prescripción individualizada, tanto en la dieta, como en el ejercicio, como en las pautas conductuales apropiadas para cada individuo.
La prescripción individualizada de ejercicio físico viene determinada por:
–         La determinación de la condición física del individuo, y capacidad física.
–         Evaluación de la intensidad, de la duración y naturaleza del ejercicio prescrito para el individuo
–         Supervisión de la adherencia, la cual va a depender del balance coste/beneficio percibido por el participante.
Según Jakicic y Otto (2005), aunque existen evidencias de que 30 minutos de actividad física con intensidad moderada producen beneficios para la salud, cuando se trata de controlar el peso corporal parece necesario incrementar esa dosis, además es importante también decir que la mayor parte de la literatura científica actual sugiere no menos de 60 minutos de moderada intensidad, para maximizar la perdida de peso y prevenir su recuperación, aún así estas evidencias científicas y prescripciones habrá que adaptarlas a cada individuo.
En la actualidad también sabemos que la pérdida de peso mediante ejercicio físico también está condicionada e influenciada a nivel genético, siendo las técnicas de nutrigenómica muy relevantes al respecto y pudiendo aportarnos datos para realizar dietas personalizadas e individualizadas considerando este factor.
Aún con todos estos datos mi recomendación es que ayudes a tu cuerpo MOVIÉNDOTE. Más información aquí http://goo.gl/cH8kdm
Actualizado Noviembre 2015

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *