"El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también" www.hernandeznutricion.es Tf:646592495

www.hernandeznutricion.es Tf:646592495

El 16 de octubre de cada año se celebra el Día Mundial de la Alimentación, proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Este año, se centra la atención hacia la gran influencia producida por el cambio climático sobre la seguridad alimentaria con el lema: “El clima está cambiando. La alimentación y la agricultura también”.

Uno de los principales temas de preocupación de la ONU es el cambio climático, ya que las personas más pobres del mundo, muchas de las cuales son pescadores, agricultores y pastores, están siendo las más afectadas por las altas temperaturas y el aumento de la frecuencia de desastres relacionados con el clima. Esto, sumado al rápido crecimiento de la población, hace necesario tomar medidas que permitan un desarrollo sostenible a largo plazo. Entre estas medidas, se encuentran:

  • Mejorar la gestión del ganado
  • Una adecuada gestión del suelo y los bosques
  • Incremento de la producción agrícola
  • Reducir la pérdida o desperdicio de alimentos
  • Incentivar la pesca responsable
  • Gestión sostenible de los bosques
  • Mejora del sistema alimentario mundial para lograr el objetivo “Hambre cero” en 2030.

En España, la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) y el Consejo General de Dietistas-Nutricionistas (CGDN) hacen hincapié en el papel del dietista-nutricionista como agente clave para cambiar el comportamiento de los consumidores hacia una alimentación más saludable y un patrón alimentario más sostenible. Por eso, desde Hernández Nutrición, conscientes de nuestro papel, día a día intentamos aconsejar a nuestros pacientes:

  • Basar la dieta en alimentación natural (frutas, verduras, frutos secos, etc.)
  • Optar por ganadería y agricultura responsables
  • Consumir productos locales y de temporada
  • Reducir el consumo de alimentos preparados o listos para el consumo
  • Realizar una compra responsable, acorde con el consumo real
  • Reutilizar los alimentos no ingeridos en el momento de ser servidos, siempre y cuando sea posible su conservación.

 

 

                                                                                                                      Luna Manuela Caicedo y Mª Teresa Hernández

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *