En los días que corren de prisas, contaminación, superficialidad, e insomnio surgen sitios como la Posada Real de las Vegas, un Hotel rural de 4 estrellas, cerca de Pedraza, donde el tiempo transcurre tranquilo, libre de todo, viviendo en lo profundo que tú quieras, descansando al cobijo de un lugar de paz, en que su propietaria Ana te acompaña desde su ser para hacerte los días que estés allí, si cabe aún, más especiales.

En un lugar como este, no se puede comer mal…. La cocina de las manos de Ana y de su madre, Lola, son un guiño a las comidas de siempre, a las de mi abuela, a las de hogar que tanto nos gustan, pero con muchos valores añadidos…Me gustaría hablaros de ellos.

 

En esta entrada no os voy a hablar de las propiedades nutricionales de los alimentos, si no de las propiedades sentimentales y emocionales de estos y cómo se pueden ver alterados.

En la Posada Real de las Vegas, el tipo de alimentos que se compran, favorecen un mercado de cercanía, ecológico, con el concepto romántico que este también nos trae, y de calidad. Alimentos frescos del campo, de temporada, que te hacen llegar miles de sentimientos y sensaciones placenteros de vida, alegría y contacto con la naturaleza y con el lugar en el que estás.

La manera de cocinar no es menos importante, y ya la he destacado anteriormente al compararla con la de mi querida abuela, es esa cocina a fuego lento, donde los alimentos no se ven agredidos y guardan todo su sabor y sus propiedades, esa que al comerla te llena de magia y te dibuja una sonrisa porque te remonta a momentos inolvidables.

La manera de presentártelos y el ambiente dónde los comes. Todo es importante, y esto no es menos. El ambiente en el que está el alimento, nos llena de sensaciones y despierta en nosotros sentimientos, como el sentimiento de Paz, e incluso, armonía. Y con un ingrediente final en cada uno de los platos…El corazón que se pone en ellos…

Después de todo lo dicho anteriormente, me presento, soy Mª Teresa Hernández, y me dedico a mi pasión la nutrición, pero la nutrición de todos los cuerpos del hombre, el físico, el mental, el emocional y el espiritual. En la Posada Real de las Vegas, podrás encontrarme colaborando en la confección de unos desayunos que os dejo propuestos muy muy especiales, espero los disfrutéis.

Un abrazo a todos.

Contacta con La Posada AQUÍ