La menopausia es una etapa de la vida de la mujer que ocupa 1/3 del tiempo de la misma y por tanto es esencial que en esta época podamos optar a alcanzar el máximo bienestar que posible, desde Hernández Nutrición te ayudamos.

La menopausia consiste en una disminución hormonal, en este caso son los estrógenos y progesterona, lo que conlleva unas consecuencias fisiológicas y una sintomatología, dentro de la que nos influye en el perfil nutricional de la persona, son imporatantes:

  • Disminución del GER (gasto energético en reposo)
  • Aumento del tejido graso, dada la disminución de la capacidad de quemar grasa, por lo que se aumentan los depósitos, pero estos sobre todo lo hacen los de grasa abdominal, directamente r/c patologías cardiovasculares, aumento del CT, LDL-c, y disminución de HDL-c
  • Disminución de tejido magro, metabólicamente activo
  • Disminución de la sensibilidad a la insulina
  • Aumento de la inflamación celular.

Todo lo anterior favorece que se dén cambios en la figura corporal. Recordemos que la grasa corporal, que a los 20 años es del 26 %, sube al 33 % a los 40 años y al 38 % a los 50 años. Y OBESIDAD O SOBREPESO.

Pero no hay hpw que olvidar el resto de sintomatología que se produce y que además, al condicionar el cómo se encuentre la mujer, va a condicionar su vida y por tanto, también nos influye en sus hábitos alimentarios, hablo sin hacer mayor hincapié de las palipataciones, sudoración, mareos, sequedad vaginal y por tanto dispareunia (dolor durante el coito), cambios emocionales, entre otras.

Esta época además está asociada a:

  • Un mayor sedentarismo
  • Cambios en las preferencias alimentarias
  • Aumento del consumo de grasas y disminución de proteínas e HC en forma de fibra
  • Ingesta escasa, para “compensar”
  • Picar entre horas y durante la noche como consecuencia del estado anímico presente, que suele estar alterado

Por lo que mi principal recomendación es hacerse cargo de su nueva situación vital y ser coherente con las necesidades corporales que tiene y consultar con su dietista-nutricionista, que le podrá dar las pautas necesarias para estar y sentirse saludable y con energía vital.

Mi principal recomendación nutricional es la simplificación de las comidas, el volver a la materia prima y disminuir el consumo de productos procesados.

Fuentes consultadas:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *